logo de twitter logo de ivoox
logo de caballeros de la pizza redonda
Volver al inicio

Pizza DeSastre #01. La Princesa Prometida.

Estrenamos un Spin-off muy especial centrado en el vestuario, con la gran Gabrielle Rouge. Toca analizar el diseño de vestuario de La Princesa prometida.

icono testimonio

Hola, me llamo Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre, prepárate a morir.

Íñigo Montoya

Estamos ante una de las frases más icónicas del cine de los últimos 50 años y es que La Princesa Prometida (1987) es un gran ejemplo de que un buen guión puede hacer una gran película sin necesidad de grandes pretensiones. ¿Quién no recuerda también ese: «Como desees…», «¡Inconcebible!», «R.A.Gs, Ratas de Aspecto Gigantesco»

 

Fue dirigida por Rob Reiner y su gran elenco de personajes hicieron que fuera una obra entrañable. Cary Elwes, Robin Wright (con tan solo 20 años), Chris Sarandon, Mandy Patinkin y un largo etc nada desdeñable.

 

La Princesa Prometida tuvo un tibio éxito en taquilla pero a raíz de su aparición en vídeo alcanzó la merecida fama que actualmente tiene y hoy en día es una película de culto.

icono testimonio

El amor verdadero es lo mejor que existe… salvo quizá los bocadillos de cordero

Miracle Max

La diseñadora de vestuario.

Phyllis Dalton, nacida en Londres en 1925 es una diseñadora de vestuario británica conocida por sus diseños en más de treinta películas. Gracias a su trabajo ha recibido dos Oscars, un BAFTA y un Emmy.

 

Phyllis Margaret Dalton estudió en la Escuela de Arte Ealing. En 1946, su abuela la inscribió en un certamen de la revista Vogue, donde ganó la oportunidad de trabajar como asistente en el departamento de vestuario de los estudios Gainsborough en Islington. Una vez allí, comenzó a evolucionar con películas como “Canción de Navidad” de Brian Desmond Hurst o “El hombre que sabía demasiado” de Alfred Hitchcock

En 1957, Dalton se independizó como diseñadora, y se hizo un nombre en películas como “La Isla del Sol” y Nuestro hombre en La Habana. Pero quizás su trabajo más memorable pueda ser su colaboración con Sir David Lean en dos de sus películas más aclamadas por la crítica: “Lawrence de Arabia” en 1962 y, tres años más tarde, “Dr. Zhivago” por la cual ganó su primer Premio de la Academia. Para esta película en particular, Dalton y su equipo hicieron más de 3.000 prendas y reuniendo 35.000 prendas de vestir individuales para los extras. Los personajes de Zhivago (Sharif) y Lara (Christie) tenían cada uno aproximadamente 90 combinaciones de vestuario, y los otros seis personajes principales tenían un promedio de quince cambios de vestuario cada uno. Debido a que esto fue antes de CGI, para el momento en que finalizó la fotografía principal se calculó que el departamento de vestuario había usado un total de 900 metros de tela, 274.000 metros de hilo, 1 millón de botones y 7,000 imperdibles.

 

En total, Dalton ha diseñado trajes para más de cuarenta películas. Algunas estrellas que han usado sus creaciones incluyen Dame Elizabeth Taylor, Kim Novak, Maggie Smith, Emma Thompson, Robin Williams, Keanu Reeves, Denzel Washington y Michael Palin.

icono testimonio

Como desees

Westley

Los personajes y su vestuario

La época en el que transcurre la película se mantiene indeterminada. Los detalles que vemos pueden corresponderse a la Edad Media pero también a un Renacimiento Italiano muy ambiguo. 

 

Del mismo modo el país de Florín, no nos da una ubicación exacta a la que derivar las influencias históricas de la moda. Rob Reiner y Phyllis Dalton fueron así libres de crear su propia realidad en términos de disfraces, decorados, accesorios, detalles escénicos, etc.

Buttercup

Al comienzo de la cinta encontramos a Buttercup en la granja, usando fibras naturales (lino, lana y algodón) Todo parece teñido a mano, utilizando tonos neutros. Siempre repite la misma fórmula: prendas internas de manga larga en tonos claros con otras superpuestas en colores tierra. 

 

Sus vestidos son bastos y desgastados, de aspecto humilde. Se abrochan en los laterales y en la espalda y siempre por cordones.

 

En alguna ocasión la vemos con prendas de punto (en el s.XVI esta técnica cobró real importancia).

 

Destaca la simplicidad. No lleva joyas ni adornos. Tampoco maquillaje y lleva el cabello suelto.

Interesante homenaje del personaje de Eowyn en “El Señor de los Anillos” con ese atuendo azul y marrón tan similar en simplicidad y en su propósito de definir al personaje.

En las escenas oníricas tenemos este vestido, en color rosa pálido. Está realizado en tafetán de seda y es de corte imperio*, con doble escote y pecho y hombros bordados con incrustaciones de joyas. La doble-manga que ondea está realizada con jacquard rosa y sigue la moda del Renacimiento Italiano del siglo XV. La manga interior es ajustada, con bordado en el puño y cierra con cordones.

*El rasgo principal de una silueta estilo Imperio es que la prenda se ciñe debajo del busto, y desde cae en falda larga y recta hasta los pies. Fue popularizado por Josefina Bonaparte, esposa del emperador Napoleón Bonaparte aunque es un corte que ya utilizaban los egipcios.

En la primera escena lleva en la cabeza un casquete dorado con bordado de joyas y un collar de gargantilla de perlas*.

*En la edad media, con el comienzo del desarrollo del escote, se comenzaron a usar los “ahogaderos”. Se trataba de collares colocados a ras del cuello. Normalmente eran muy sobrios, provistos de una sencilla hilera de perlas rematado con algún colgante.

En la segunda escena que vemos el mismo vestido, Buttercup lleva una corona de oro con piedras preciosas y perlas, tallada con motivos vegetales.

Durante su secuestro la princesa luce un vestido rojo en tejido de espiga de algodón, con mangas abullonadas, recogidas en los puños mediante pliegues de cartucho y van cerrados por cordones con terminales dorados. 

 

El corte del vestido está basado en un estilo medieval tradicional llamado “Hopalanda”*

*La hopalanda, houppelande, houpelande, o, simplemente hopa, era una prenda caracterizada por las amplias mangas y un cuello en forma de embudo. Fue usada desde finales del siglo XIV hasta mediados del XV. De origen franco-borgoñés, se utilizaba por los miembros de las altas clases para grandes ocasiones. Los tejidos preferidos para su elaboración eran la seda, los brocados y el terciopelo. La HOPALANDA se adornaba con un vistoso cinturón el cual, en caso de las mujeres se colocaba por encima del vientre (debido a la moda del vientre prominente de la época) y en los hombres más abajo.

Hopalanda – 1430. Anónimo. Retrato de Lysbeth van Duvenvoorde

La espalda del vestido ajusta con cordones y entalla bajo el pecho con 6 pliegues a modo espejo, 3 a cada lado, del costado al centro. El corpiño tiene una costura frontal central.

 

Adorna el vestido con un cinturón dorado con pedrería. También usa pequeños aretes de oro, el cabello suelto, recogido únicamente con una gorra dorada de tejido abierto y en los pies calza botas rojas.

 

En los cuentos populares de la Edad Media se utilizaba el rojo como un signo de poder de otro mundo y la protección ante un peligro: hilo rojo para alejar las brujas, collares de coral rojo para protegerse contra la enfermedad. Y el color verde reflejaba  juventud, castidad, amor y la alegría.

En el capitulo 7 de la temporada 6 de “Parks and Recreation” Amy Poehler y Adam Scott aparecen disfrazados por Halloween utilizando este mismo vestido rojo y el uniforme negro original del enmascarado pirata Roberts.

Para dormir, Buttercup usa un camisón de algodón blanco, largo, con escote redondo, fruncido y  rematado con una pequeña pasamanería de encaje. Las mangas son amplias y fluidas. Esta camisola fue típica durante el periodo comprendido entre el siglo dieciséis y dieciocho. Algo más posterior temporalmente que las prendas vistas anteriormente.

 

En el frontal del escote lleva una abertura, cerrada por un botón.

 

Sobre el camisón lleva una bata sin mangas, de jacquard azul claro y forrada. Está abierta en los laterales y tiene una pequeña cola.

Durante una breve escena en el castillo aparece la princesa con este vestido de tafetán rosa y brocado. De manga larga y cuello barco es una prenda típica del siglo XIV.

 

La parte superior de las mangas muestra una sobrepieza decorada con perlas y el cinturón, también de tafetán, lleva también un trabajo de bordado con pedrería.

 

La espalda va sujeta con cordeles y lleva el pelo semirecogido con dos trenzas que se enlazan.

 

Como joyeria lleva solo unos pendientes sencillos de perlas.

Vestido de tafetán azul claro con mangas largas con coderas* hasta el suelo, de brocado geométrico, blanco.

*Con el término “codera” o “mangas con codera”,  identificaba el tipo de manga que poseía una tira de tejido que se prolongaba a partir del codo de las prendas exteriores del siglo XIV. Este tipo de manga dejaba a la vista la manga de la prenda intermedia y la longitud de la ‘tira’ fue aumentando hasta llegar, en ocasiones, hasta el suelo. lo más probable que su origen se deba a la costumbre de no abotonar la parte de la manga desde la muñeca hasta el codo, dejando libre el tejido. su uso se extendió como parte de la moda de las prendas exteriores de ambos sexos: la cotardía (cotehardie) y podía realizarse con el tejido de la propia manga o como pieza cosida en otro material y/o color.

Mangas con codera- Detalles de las ilustraciones del manuscrito “Le Roman de la Rose”, 1365

La pieza del escote va bordada con pedrería y perlas, y lleva un collar de perlas y cristales azules con un colgante.

 

Excepto por las coderas y la falta de cinturón, este vestido azul está realizado con un patrón similar al rosa anterior y los dos abrochan en la espalda.

 

La importancia de la época por la simbología del color: El azul claro representaba una joven casadera y la fidelidad.

El vestido de novia de Buttercup está considerado como uno de los vestidos de novia más simbólicos de la historia del cine.

Se trata de una prenda en seda flocada* de color azul pálido*. El patrón es el mismo que el vestido rosa de las escenas oníricas. Es de corte imperio, con mangas que ondean.

*El flocado o impresión flock, es una técnica desarrollada en China que comúnmente se aplica en el sector textil. El término flock se refiere a pequeñas fibras de monofilamento normalmente. El flocado es el proceso de la aplicación directa de las fibras sobre una superficie cubierta previamente con adhesivo por medio de electrostática, dejándolas en posición completamente vertical. El resultado es una textura aterciopelada y suave.

 

*En la edad media/renacimiento el color blanco en la novia es algo realmente inusual, puesto que en la edad media las mujeres usaban cualquier color para su boda, excepto el negro (luto) o el rojo (prostitucion)

En el cabello luce una tiara realizada integramente en piezas de plata y nacar, con detalles florales.

Buttercup novia. Boceto de Phyllis Dalton.

El vestido lleva un doble escote, el interior, en seda blanca fruncida, va rematado con perlas. El exterior va cerrado por cordones y lleva todo el pecho trabajado con decoraciones de bordados y perlas*.

*Aunque la pasión por las perlas viene desde el 5300a.C., en el seno de las civilizaciones asiáticas es en el S.XIII  cuando empiezan a lucirse engarzadas en la vestimenta. Los que no podían pagar las originales recurrían a las falsas, fabricadas con esmalte. El mismísimo Leonardo da Vinci dejó escrita una fórmula para manufacturarlas. Aunque varios países europeos aprobaron leyes prohibiendo el uso de las perlas por ciudadanos que no pertenecían a la nobleza.Las novias lucían perlas como símbolo de su pureza y solían usar collares de perlas como símbolo de protección.

Vestido de Drew Barrymore en la pelicula “Por Siempre Jamas” (Ever After) Increible el gran parecido con el vestido de novia de Buttercup.

Humperdinck

Al igual que los trajes de Buttercup, los trajes de Humperdinck se adhieren principalmente a las décadas de 1430 a 1440

En casi todas sus escenas le vemos repetir la misma fórmula: una prenda exterior, de terciopelo hasta la rodilla con un jubón* interior de manga larga cuello mao.

*El jubón es una prenda intermedia colocada sobre la camisa interior. Su origen se encuentra en la prenda utilizada debajo de la armadura para proteger el cuerpo del duro material, por lo que debía ser ceñida y generalmente acolchada. Del traje militar pasa a ser parte del atuendo civil masculino usada sobre la camisa y debajo de la prenda exterior. Al ser mostrada parcialmente se enriquece en su confección con materiales ricos y se adorna, sobre todo en las mangas y cuello, las partes que quedan a vista.

Hopalanda medieval

La primera vez que le vemos, Humperdink lleva una hopalanda de terciopelo rojo, con costuras verticales, mangas abiertas, jubón en brocado de seda rojo, con manga larga y cuello mao rematado con un ribete dorado.  Se nos presenta al príncipe como un futuro rey, con una corona sencilla, con detalles geométricos en plata y oro, como un gobernante poderoso grueso collar de geométricas hebillas intrincadas, labradas en oro con pedrería cruzando el pecho y como un militar, con un cinturón de cuero marrón con hebilla y adornos dorados sujetando la espada.

 

La segunda vez le vemos ya como rey. Su atuendo es exactamente el mismo pero cambia la corona por otra mucho más grande, de oro, con piedras rojas.

Durante la búsqueda de Buttercup, el príncipe lleva el mismo modelo de hopalanda que en la escena anterior, con la diferencia de los puños y el ribete de pelo en el bajo. El tejido es también terciopelo, con costuras verticales y mangas abiertas. El jubón esta vez es de flocado, también púrpura, con manga larga y cuello mao rematado con una pasamanería a tono.

 

De nuevo vemos la espada en el cinturón, que esta vez es de ante negro con sencillos dibujos plateados. También lleva un cuerno de caza, una daga y sobre las manos guantes de cuero morados.

 

En las piernas calzas grises y botas de ante marrón.

Detalle del flocado en el jubón

Mientras está en el castillo le vemos cambiar las hopalandas por  huccas* de terciopelo a rodilla, con sisas decoradas.

*Prenda exterior originalmente formada por dos piezas que caían una por delante y otra por la espalda. Generalmente estaba enguatada y sobre costurada formando ‘canales’ y festoneada con piel en sus extremos. Su largo era variable y podía o no ajustarse a la cintura total o parcialmente con un cinturón.

En este caso lleva una hucca de terciopelo rojo con ribetes en las sisas de pelo y cortes verticales y jubón de tafetán naranja estampado con cuello mao ribeteado en dorado. Ajustando la hucca en cintura lleva el mismo cinturón de ante que llevaba en la escena de la búsqueda.

Más tarde lleva una hucca verde, también de terciopelo con cortes verticales, con decoración de aplicaciones doradas en las sisas, con cuello de pico y ajustada en cintura con un  nuevo cinturón de cuero.

 

Debajo un jubón en tonos beige y rojos, con mangas abotonadas y cuello mao con ribete dorado y cerrado con botones también dorados.

En su boda, el príncipe vuelve a la misma hopalanda con costuras verticales y mangas abiertas, en este caso en azul celeste, a juego con el vestido de ella. En esta ocasión está realizada con un tejido adamascado con decoración de aplicaciones plateadas y perlas incrustadas en las aberturas de las mangas. Ajustando la prenda lleva un cinturón, también bordado.

 

Debajo, el jubón inferior es también de damasco enriquecido con hilos metalizados, y sigue manteniendo la manga larga y cuello mao de las otras veces. los puños van ajustados con cordones.

 

Lleva un collar cruzando el pecho, con broches de plata, perlas y piedras preciosas y a la mitad un colgante de filigrana.

 

Sobre la cabeza la corona de decoraciones geométricas que llevaba la primera vez que le vemos.

Conde Rugen

Los trajes del conde Rugen van muy coordinados con los del príncipe.

 

En la escena de la búsqueda de Buttercup, por ejemplo, luce un jubón largo de terciopelo, con cuello mao y mangas holgadas en el hombro, donde fruncen y puños ajustados.

 

Encima lleva un chaleco hecho de cuero gris y presenta vivos plateados en los cortes verticales. El interior está forrado con fieltro negro. La parte posterior se ajusta con una correa de cuero negro a través de ojales de metal.

 

Para ajustar la cintura usa un cinturón de cuero con decoraciones metalizadas y cubriéndose las manos lleva guantes negros.

 

En las piernas calzas grises y botas de piel.

En esta ocasión cambia el chaleco de cuero por una hucca de terciopelo rojo, abierta en el frontal con cierres decorativos labrados en plata.

 

Bajo ésta tiene un jubón adamascado en tonos amarillos, con mangas acolchadas haciendo forma de rombos con cordoncillo de soutache dorado.

 

En la cintura lleva un cinturón de piel oscuro. Muy similar al que lleva Humperdinck en esa misma escena. La hebilla es la misma pero el terminal metálico de la correa es diferente.

El amarillo es un color recurrente en el conde, como en esta hopalanda de terciopelo, con cuello decorado con pasamaneria dorada.

 

El jubón es adamascado en tonos dorados y marrones, con manga ajustada y cuello mao.

 

Lleva el mismo cinturón que antes y al menos la manos derecha siempre cubierta con guante de piel.

Por último nos encontramos al conde con una hopalanda de terciopelo verde grisaceo, con costuras verticales en el pecho y puños anchos.

 

Un collar labrado en metal con detalles florales le cruza el torso, y sujetando la espada un cinturon de piel con hebilla de filigrana.

Wesley

En cuanto a Wesley, tiene dos aspectos muy diferenciados: el chico de granja y el gran Pirata Roberts.

 

Como chico de granja, su traje hace eco de Buttercup en textura y color. Todo se ve natural y casero. Sus colores son terrosos y teñidos a mano. Las ropas tienen un aspecto usado, sucio y desgastado, tosco y humilde.

 

En todo momento lleva una camisa de lino crudo, amplia en cuerpo y mangas, con cuello tirilla y cerrada por cordeles, larga a cadera y sujeta con un cinturón sencillo de cuero, que también repite.

 

Los pantalones, también de algodón, en tonos tierra y unas botas marrones.

 

Más adelante le vemos con una túnica de algodón marrón abrochada también por cordones en el pecho, y acompañada de la camisa,  cinturón, pantalones y botas que hemos comentado antes.

Para el look del pirata Roberts, Phyllis se inspiró en el zorro. 

 

Westley cubre su cabeza con un pañuelo y una máscara negra, y lleva una camisa, que aunque negra, tiene hermosos detalles, como el nido de abeja en los hombros. Tiene cuello de pico y cierra en escote con cordones.

 

Las mangas son muy voluminosas y ajustan en el puño con fruncido.

“The Mark of the Zorro” 1940

En la cintura se ajusta un fajín y sobre éste un cinturón de cuero con sencillos detalles dorados, donde lleva la espada.

 

El pantalón es negro también, como el resto del conjunto y complementa el look con con botas y guantes piratas, de cuero negro.

Vizzini

El jubón de Vizzini es una de las piezas mas llamativas de la película. Realizado el cuerpo y sobre-manga en terciopelo flocado y liso en las bajo-mangas, está lujosamente decorado con pasamanerías de varios colores y bordados en hilo dorado. El escote cruza en el delantero, y va rematado con pelo en tonos tierra, así como el bajo y la doble-manga superior.

 

Debajo asoma una camisa de lino crudo con cordón en el cuello.

 

El cinturón está decorado en rojo y dorado, de la misma manera que los hombros del jubón y la hebilla es de metal labrado y envejecido.

 

En la parte inferior Vizzini lleva unas calzas de color verde oscuro y unas botas de piel gris.

Jubón de 1580.

Íñigo Montoya

Los ropajes de Íñigo nos refleja en todo momento que estamos ante un hombre de acción. Son prendas cómodas y sin ningún artificio.

 

La camisa interior es de lino, con cuello y cerrada en el escote con cordones, las mangas llevan puños y también abrochan con cordón.

 

Encima lleva un chaleco de ante marrón, de largo hasta la cadera, con cordones en  centro delantero y aberturas en los costados.

 

El cinturón de cuero es muy sencillo, con hebilla rectangular, muy básica, de metal.

 

Los pantalones son ajustados, de cuero marrón y las botas son de ante y cuero marrón claro.

 

La espada de Iñigo mide 80cm de largo y dispone de una una hoja de acero de doble filo y el mango envuelto en cuero de color marfil y es mas largo de lo normal  (para adaptarse a una mano con seis dedos). La cesta de la empuñadura tiene un intrincado diseño de latón chapado en oro decorado con piedras.

Fezzik

Fezzik luce una camisa suelta, de algodón sin teñir, con fruncido en el hombro. Va abierta en el delantero y se cierra con cinco pares de cordeles. El cinturón es de cuero marrón, con una hebilla cuadrada y labrada en metal.

 

Los pantalones son de rayas verticales, lo que enfatiza más su gran proporción, y calza botas de piel rojiza. El traje fue cosido a medida, debido a su estatura.

Personajes secundarios

En la boda nos encontramos al clérigo, un obispo, que porta la mitra en damasco blanco con decoraciones doradas.

 

Lleva un alba blanca, sobre la que se ha colocado una casulla  en tonos claros y encima tenemos la capa pluvial, con la estola ricamente decorada, abierta y sujeta con una pieza central.

El Albino refleja su personalidad con los ropajes, es triste, caído, gris, sin vida. Lleva una túnica gris de aspecto monacal, en fibras naturales.

Valerie y milagroso Max dan un aspecto muy humilde, con sus ropajes marrones, de hilatura basta y  sin ningún tipo de decoración ni joya.

No hay que olvidar los personajes contemporáneos de la película: abuelo y nieto. El joven enfermo está vestido con una nueva camiseta de los Chicago Bears. El abuelo está vestido con ropa de otra época: abrigo, fedora, suéter gris de punto, corbata delgada. Moda de los años 40, es una reliquia y quizás por eso el nieto no está ansioso por pasar tiempo con él. Es un buen toque del equipo de vestuario para imbuir a los personajes con esta dinámica incorporada.

icono testimonio

Parecéis un hombre decente. Lamentaré mataros.

Pirata Roberts

Cuando realizó el vestuario de la princesa prometida Phyllis tenía en su haber varios premios Oscar, Bafta, y Emmy, y eso en ningún momento la condicionó para aceptar un trabajo en una película de fantasía con un no-muy-alto presupuesto y que no tuvo (de primeras) la aceptación suficiente en el publico y crítica. Es más, nos demuestra que el buen hacer y el cuidado de los detalles no tiene que ver con las pretensiones de la producción, realizando un trabajo excelente con algunos de los diseños más recordados en este mundo de nostalgia  tan presente en nuestra cultura actual.